Todo sobre ciclismo en Internet
 PUBLICIDAD
 Reportajes
José Rujano: el otro venezolano
Venezuela enloquece con el gran Giro que está realizando Rujano.

Cada tarde, la cadena televisiva RAI emite una tertulia con los protagonistas de la etapa. A José Rujano lo llevaron una vez. Por ser el líder de la montaña y por estar escapado desde el primer puerto de la carrera rosa. El locutor le hizo una pregunta, que fue traducida por el mánager del equipo Selle Italia, Gianni Savio. No hacía falta traductor. Rujano, cualquiera que fuera la cuestión, ya tenía una respuesta: «Antes que nada quiero agradecerle al equipo todo lo que ha hecho por mí. Y también a mi papá, mi mamá, mi familia, mi 'fanaticada' de Venezuela, a toda la gente de mi pueblo...». Así estuvo un buen rato. Cuando el presentador del programa pidió a Savio que tradujera la respuesta, el técnico sonrió. Resumió: «Ha saludado a toda Venezuela».

Savio, italiano y antiguo ganador de etapas en el Giro, lleva años excavando en las minas del ciclismo sudamericano. Tuvo a Cacaíto Rodríguez y luego a Freddy González. Tipos ligeros, pardos, francotiradores que vienen a Europa en busca de 'El Dorado'. Con Cacaíto, incluso, llegó a ganar una etapa en el Tour. Entonces, el equipo de Savio se llamaba ZG Mobili. Ahora es el Selle Italia. Distinta denominación, el mismo patrón.

A Savio le habló de Rujano el primer ciclista venezolano que asombró al Giro, Leonardo Sierra, aquel escalador que rompió en pedazos la primera subida al Mortirolo y que luego se cayó en cada curva. Sierra es de Santa Cruz de Mora. Como Rujano. «Mi casa está a un kilómetro de la suya», explica el joven corredor (23 años). Poca distancia. O mucha: «Hace poco hubo una avalancha de tierra y se llevó la casa de Leonardo. La mía se salvó por 30 metros». Todos los ciclistas sudamericanos vienen de la precariedad. Y del ejemplo: «Me aficioné al ciclismo con nueve años, viendo a Leonardo». Siguiéndolo por la televisión descubrió al que luego fue su ídolo: «Pantani, era el corredor que me gustaba». El modelo europeo. Savio le vio en la Vuelta a Tachira, en la frontera colombiano-venezolana. Adivinó su futuro. Y empaquetó para Italia a aquel 'pelao' que tanto subía. Bueno, menudo y barato.

Para ser escalador Rujano se apoyó en su talla, 1,68 metros, y en la geografía: «Allá, a veces, íbamos a subir el Pico del Águila, que tiene 4.118 metros. Y cerca de casa tengo muchas cuestas de 3.000 metros de altitud». Escalador por mimetismo con su hábitat, de techos altos. Para ciclistas bajos. Mientras recuerda su origen, Rujano, que es quinto en la general, recibe preguntas sobre sus posibilidades de dar aún un golpe de mano en la montaña. Para responder se encoge de hombros y le echa modestia al gesto. «Creo que aún es pronto para la general. Voy mejorando poco a poco. Y espero que lo que aquí hago sirva para que las empresas apoyen al ciclismo en mi país».

Rostro de barrio. Así corre: sin concesiones. Cuando Juanma Garate le disputó la cima Pantani, fue de inmediato a amonestarle. A defender lo suyo. Su coto de montaña. Carácter eruptivo, sudamericano. Ahora vive en Toscana. «Me entreno con Casagrande y Garzelli». No le siguen en las subidas.

Equipo de Segunda

Pelado, moreno, de orejas prominentes y ojeras que oscurecen su mirada, Rujano da el perfil para aparecer en 'El Señor de los Anillos'. Hijo de un albañil, se ha convertido en el último descubrimiento de Gianni Savio. Un mago. Ficha corredores sin nombre. Sudamericanos, casi siempre. Normal: Savio, de hecho, es el seleccionador colombiano. «A Parra, por ejemplo, le contraté por poco dinero». Le sacó del paro. Y le ha dado dos etapas dolomíticas, algo al alcance sólo de nombres como Merckx o Pantani. Con Rujano busca la montaña y, quizá, el podio. «Siempre al ataque». Es el lema de Savio, un director mediático, impecable en el trato con la prensa. De etiqueta en todo: siempre recién planchado; siempre estrechando manos, como si echara anclas para atar amistades.

Así, a su estilo, Savio ha vuelto a ser el protagonista del Giro. Con Rujano y con Parra. Cada día tiene un escapado. El Selle Italia no pertenece al club exclusivo del UCI Pro Tour. Es un equipo de segunda categoría. Pues bien, ha ganado dos etapas dolomíticas, porta el liderato de la montaña y tiene a Rujano en la quinta plaza de la general. Y quedan los Alpes, la cordillera donde Rujano, el sucesor y vecino de Leonardo Sierra, tratará de subir al 'Pico del Ángel'.


 PUBLICIDAD
 Otros reportajes
Rujano, el otro venezolano
La promesa de Basso
Savoldelli lucha contra su pasado
 
Todo sobre ciclismo en internet /© Canal Ciclista 2005
Otros sites de Vocento: