Tour de Francia Todo sobre ciclismo en Internet
 PUBLICIDAD
 Reportajes Tour de Francia 2006
Schleck, el hijo de Gaul
IbanMayo

Un día de julio de 1971, a Johnny Schleck no le hicieron caso. Era sólo un gregario. Una voz baja. Luis Ocaña, el líder entonces del Bic y del Tour, se empeñó en seguir a Merckx. Kilómetros después, bajo un cielo de pizarra y nervios de relámpago, se escuchó el grito del conquense. Caído sobre el barro de Mente. Roto. Apartado del Tour. Por eso, los hijos de Johnny -Frank y Andy-, suelen seguir sus consejos. Son ciclistas obedientes. A Frank le pidió ayer Sastre, su guía en el CSC, que se adosara a la escapada. El joven luxemburgués asintió. Fiel. Unas horas después, a kilómetro y medio de Alpe d'Huez, lo apostó todo en una rampa. Hagan juego. Rescató de su memoria otro consejo paterno. «Gregario sí, pero no demasiado». No podía llegar con Cunego, más veloz, más letal. Tenía que ahogarle con un último chorro de sudor. Lo hizo. Sigue igual de obediente, pero ya no es «demasiado gregario». En su currículo relucen el Amstel Golde Race y, desde ayer, el Alpe d'Huez. Buen compañero de Sastre. Buen hijo de Johnny. Y buen heredero de Charly Gaul, el padre del ciclismo luxemburgués.

La 'Ch' de Schleck ya está en la lista más ilustre. Alguien definió a los Alpes como el 'alfabeto gigante' del Tour. Con 'G' de Galibier, del pionero, de la era del barro. O con 'A' de Alpe d'Huez, del inicio de las retransmisiones televisivas, del primer final en alto. De Coppi, los holandeses (Zoetemelk, Kuiper, Winnen, Rooks, Theunisse), Agostinho, Herrera, Hinault, Etxabe, Bugno, Hampsten, Pantani, Mayo o Armstrong. Ya ha cruzado el medio siglo de vida este puerto inventado por el Tour. Una subida a contracorriente, contra las 21 curvas plantadas en 14 kilómetros de ascensión. Es la cuenta atrás de un martirio: 21, 20.... La liturgia de uno de los nudos del Tour.

Nadie mejor que Coppi para abrir la biografía del puerto de los 21 lazos. Fue en 1952. El Alpe d'Huez lo inventó un pintor de la zona. A él se le ocurrió reclamar una etapa del Tour para promocionar una estación de esquí entonces casi invisible. Diana. Jean Barbaglia, que así se llamaba el hombre que puso esta cima en el mapa, hubiera estado ayer orgulloso. La ruta era un balcón de asfalto. Una azotea poblada de voces, pancartas. Un asfalto alegrado con miles de pintadas. Un campo de caravanas, tiendas de campaña, bikinis y cremas bronceadoras. Barbaglia pensó en el esquí y creó una playa. Abarrotada cada vez que tiene cita con el Tour.

Al duelo Coppi-Robic le siguieron muchos. Como los que mantuvo Hinault con Fignon o su compañero Lemond. De 1986 data la fotografía de un sonrisa mentirosa: la de Hinault y Lemond entrando de la mano. Pocos enemigos han sido tan íntimos. Luego vino la escapada del vizcaíno Fede Etxabe, la era holandesa de Rooks y Theunisse, y el récord de Pantani: en 1995 el 'Pirata' sobrevoló el puerto en 36 minutos y 40 segundos, dos menos que ayer Landis. El italiano disfrutaba de su esplendor. Más tarde legó una frase para el diccionario ciclista: «¿Por qué subo tan rápido? Para dejar de sufrir antes». Así vivió. Así murió. Le sucedió un resucitado, Armstrong. En 2001 reventó a Ullrich y Beloki. Y en 2004, en una cronoescalada decorada por casi un millón de gargantas, voceó que ya tenía el sexto Tour, el penúltimo.

El apoyo de Riis

A la 'A' de Armstrong se sumó ayer la 'Ch' de Schleck, el chaval de Johnny. Un chico estragado, con perfil zancudo, que ha crecido como le dictó su padre. Al servicio de un líder, Basso o Sastre. Que es leal a Riis, el director del CSC, su segunda familia. «Estuve a punto de dejar el ciclismo. Nadie me daba un dorsal profesional. Decían que como yo había muchos. Y sólo Riis se acordó de mí. Cuando estaba a punto de retomar mis estudios, me llamó. Me citó en el aeropuerto. Al día siguiente estaba ya vestido de comando en la concentración del CSC. Riis me ha dado tiempo», agradeció ayer. Un luxemburgués admirador de Induráin y solidario. En la bici y sin ella. Nada más ver las imágenes del tsunami organizó un festival de 'spinning' para recaudar fondos. Ayer le ahorró esfuerzo por detrás a su equipo. Supo ser gregario y también líder, su próximo destino. «¿Si voy a ganar algún día el Tour? Responderé en el futuro», dijo el hijo de Johnny. Y de Gaul.

 

 PUBLICIDAD
 Otras noticias
- Landis, una vida marcada por la religión y el trabajo
- Pereiro: "Me voy a dar el capricho de una mariscada"
- Cunego, un nombre para el futuro
 
Tour de Francia 2006©
Otros sites de Vocento:
Especiales Ciclismo
· Tour Francia 2006  
· Vuelta España 2006  
Otros sites Ciclismo
Sites Vocento